Calcular la potencia eléctrica que necesita tu negocio es determinante para ahorrar en tu factura de la luz. Cuanto mayor sea la potencia, más electrodomésticos podremos tener funcionando de forma simultánea, pero también supondrá un aumento del gasto.

La potencia eléctrica hace referencia a la cantidad de kilovatios (kW) que puede soportar al mismo tiempo la red eléctrica de tu empresa. Definir la potencia necesaria será vital para evitar un importante coste o, por el contrario, lograr un importante ahorro en la electricidad.

Cómo calcular la potencia eléctrica que necesita tu empresa

Determinar la potencia eléctrica exacta que necesita un negocio te permitirá garantizar el correcto funcionamiento de la instalación eléctrica, el buen desarrollo de la actividad de la empresa y controlar el importe a abonar en la factura de la luz.

Para calcular la potencia que necesita tu empresa será necesario tener en cuenta factores como:

N

Actividad económica de la empresa

N

Dimensiones

N

Número de trabajadores

N

Cantidad de aparatos eléctricos y el periodo de tiempo durante el cual estén funcionando simultáneamente

N

Consumo de vatios de los principales aparatos del negocio

Así pues, el porcentaje de simultaneidad es uno de los factores determinantes a la hora de calcular la potencia que debemos contratar en una empresa. Este porcentaje se calcula multiplicando el consumo total de los aparatos en vatios por el porcentaje de aparatos eléctricos en funcionamiento simultáneamente.

Cómo saber si la potencia eléctrica de mi empresa es la correcta

Existen ciertos indicativos de que la potencia contratada es superior a la que necesita tu negocio. Uno de ellos es el Interruptor de Control de Potencia (IPC), cuya misión es controlar que la demanda de potencia de la empresa no supere la potencia contratada.

El IPC se encarga de desconectar la instalación cuando sobrepasamos la potencia máxima para evitar cortocircuitos o sobrecargas. Si nunca han saltado los plomos, seguramente haya margen para reducir la potencia contratada.

En el caso de las empresas con tarifas superiores a 15 kW, nunca de producirá un corte de suministro puesto que contarán con un maxímetro que se encargará de medir la potencia demandada en cada periodo.

Podemos saber si la potencia eléctrica es correcta realizando un estudio de la factura de la luz, en la que se detalla tanto la potencia contratada como la demandada. De esta forma podremos descubrir si debemos modificar la potencia al alza o a la baja.

Además de analizar la factura de la luz y la potencia demandada, es fundamental buscar un buen asesoramiento profesional. Es recomendable revisar la potencia contratada una vez al año para obtener el máximo ahorro posible en la factura de la luz.

En Gese ya hemos ayudado a muchos de nuestros clientes hasta un 35% de ahorro energético. Nuestros expertos en gestión y ahorro energético realizarán un estudio gratuito del consumo de tu negocio y recibirás una propuesta de mejora.

Descarga tu Guía sobre el RD56/2016 y cómo afecta a tu empresa






    ×
    Descarga tu Guía sobre La Ley de Sostenibilidad del País Vasco






      ×